Protección de los cielos nocturnos

Muchas personas experimentan una inmensa alegría estando bajo un cielo oscuro y claro, y se maravillan con el firmamento. Hoy en día, sin embargo, la mayor parte de la población ya no puede ver la plena belleza del cielo nocturno desde sus hogares. Incluso las estrellas más brillantes se pierden de vista debido al resplandor de la contaminación lumínica.  El panorama de la Vía Láctea extendiéndose por el cielo nocturno permanece, para muchos de nosotros, como un recuerdo de la infancia. Lamentablemente, en la actualidad, toda una generación está creciendo sin haber contemplado jamás nuestra propia galaxia, nuestro hogar en el Universo. La luz del resto del Universo puede tardar miles de millones de años en alcanzar nuestros ojos, ¡es una lástima perderla en el último milisegundo de su trayectoria!

Los astrónomos definen la contaminación lumínica como "luz artificial que brilla donde no se desea ni se necesita". La manifestación cotidiana más evidente de la contaminación lumínica es la creciente iluminación de nuestro cielo nocturno y las consiguientes dificultades para observar objetos astronómicos desde lugares contaminados. La luz de luminarias mal diseñadas y dirigidas incorrectamente, emiten su brillo hacia el cielo. Allí, la luz se dispersa debido a las moléculas de aire, humedad y aerosoles en la atmósfera, provocando iluminación del cielo nocturno. Este fenómeno se conoce como sky-glow (resplandor del cielo).

Zodiacal light at ParanalLa contaminación lumínica no sólo afecta a los astrónomos. Cualquier persona se puede perturbar por la intrusión de la luz; ya sea por la luz de un farol que penetra un dormitorio o el resplandor de un farol mal diseñado que deslumbra a un automovilista. La contaminación lumínica también provoca numerosos impactos directos sobre el medio ambiente; produce un efecto nocivo en la fauna silvestre, tanto en zonas urbanas como rurales, pues la fauna se desorienta por las luces brillantes (más información). Es un desperdicio innecesario de energía que significa un gran gasto para las economías de todo el mundo (más información). Por ejemplo, algunas luces de alta potencia producen más dióxido de carbono en un año de lo que produce un automóvil diésel moderno en un viaje de unos 500 kilómetros.  El Premio Nobel 2017 de Fisiología o Medicina se otorgó a un grupo cuyos descubrimientos sugieren que el reloj del cuerpo humano tiene ritmos que requieren de luz diurna natural y cielos oscuros para funcionar correctamente (más información).

La contaminación lumínica y otras interferencias electromagnéticas afectan tanto a los astrónomos aficionados como a los profesionales y a sus observatorios. Actualmente, el Observatorio Europeo Austral trabaja para proteger los sitios de observación existentes y potenciales de la contaminación, en todas las longitudes de onda del espectro electromagnético, protegiendo a importantes sitios con cielos oscuros en todo el mundo.

Los observatorios de ESO se ubican bajo los cielos prístinos de Chile pero, inclusive allí, hay señales de que la contaminación lumínica se está transformando en un problema grave. ESO apoya activamente el control de la contaminación lumínica en Chile. Es una de las organizaciones que patrocinan y financian la Oficina de Protección de la Calidad de los Cielos en el Norte de Chile (OPCC). Esta oficina se creó en forma conjunta por ESO, la Asociación de Universidades para la Investigación en Astronomía (AURA), el Observatorio Las Campanas (Institución Carnegie de Washington - CARSO) y el Giant Magellan Telescope (GMT), con la participación de la Sociedad Chilena de Astronomía (SOCHIAS), el Ministerio de Relaciones Exteriores y Ministerio de Medio Ambiente en Chile. La OPCC colabora con los observatorios y autoridades chilenas en materia de protección de los cielos nocturnos.

A través del Comité Mixto ESO-Gobierno de Chile, ESO ha financiado numerosas iniciativas regionales y nacionales para concientizar al público acerca de la contaminación lumínica. ESO también colabora con los otros observatorios internacionales en Chile y con el Gobierno de Chile para investigar otras iniciativas que podrían conducir a un reconocimiento y protección de las cualidades excepcionales del cielo del norte de Chile a  nivel internacional.

From the Residencia to the Milky WayESO entiende que la oscuridad de los cielos es importante en todo el mundo, no sólo en Chile. ESO ha brindado apoyo a una iniciativa presentada por la Unión Astronómica Internacional (IAU) ante la Comisión sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos de las Naciones Unidas (COPUOS), para organizar una conferencia internacional sobre los efectos nocivos de la contaminación lumínica en la astronomía, en los ecosistemas y en la salud humana.

Es muy importante para ESO mantenerse al tanto de las diversas iniciativas políticas relacionadas con la oscuridad de los cielos. Ello incluye ser miembro vitalicio de la Asociación Internacional Dark-Sky, y seguir de cerca otras iniciativas regionales, tales como la Conferencia europea sobre cielos oscuros, y otros proyectos como el Consorcio STARS4ALL, financiado por la Unión Europea.  ESO participa en la Iniciativa Starlight, apoyada por UNESCO, la IAU, la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT) y otras organizaciones mundiales.

ESO seguirá luchando para proteger los cielos nocturnos, a fin de mejorar las condiciones para la astronomía y reducir los efectos de la contaminación lumínica sobre las personas y la vida silvestre.