Imagen de la semana 2012

31 de diciembre de 2012

Las estrellas del sur dejan arremolinados trazos sobre ALMA

Babak Tafreshi, uno de los Fotógrafos embajadores de ESO, ha captado otra imagen impactante de las antenas de ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) bajo el cielo del sur.

Las impresionantes espirales de estrellas en el cielo recuerdan a la noche estrellada de van Gogh o — para los amantes de la ciencia ficción — se asemejan a la visión desde una nave espacial al entrar en el hiperespacio. Aunque, en realidad, muestran la rotación de la Tierra, revelada en esta fotografía de larga exposición. En el hemisferio sur, a medida que la Tierra gira, las estrellas parecen moverse en círculos en torno al polo sur celeste, que se encuentra en la tenue Constelación de Octans (El Octante), situada entre la más conocida Cruz del Sur y las Nubes de Magallanes. Con una exposición lo suficientemente larga, las estrellas marcan trazos circulares a medida que se mueven.

La fotografía fue tomada en el Llano de Chajnantor, a una altitud de 5.000 metros, en los Andes chilenos. Aquí se ubica el telescopio ALMA, cuyas antenas pueden verse en primer plano. ALMA es el telescopio más potente para observar el universo frío — gas molecular y polvo, así como la radiación del Big Bang, una reliquia de los primeros instantes del universo. Cuando la construcción de ALMA se complete en el año 2013, el telescopio tendrá 54 antenas de 12 metros de diámetro y 12 antenas de 7 metros de diámetro. Aún así, en 2011 se iniciaron observaciones científicas tempranas con parte de las antenas ya instaladas. Aunque no esté terminado, el conjunto de antenas está ofreciendo resultados sorprendentes, superando a todos los telescopios de su tipo. Algunas de las antenas se ven borrosas en la imagen, ya que el telescopio estaba operando y en movimiento mientras se captaba la imagen.

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), una instalación astronómica internacional, es una colaboración entre Europa, América del Norte y Asia Oriental  en cooperación con la República de Chile. La construcción y operaciones de ALMA en Europa están lideradas por ESO; en América del Norte por el National Radio Astronomy Observatory (NRAO); y en Asia Oriental por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ). El Joint ALMA Observatory (JAO) proporciona al proyecto la unificación tanto del liderazgo como de la gestión de la construcción, puesta a punto y operación de ALMA.

Enlaces


24 de diciembre de 2012

La soledad de ALMA

Esta vista panorámica del Llano de Chajnantor muestra la ubicación del conjunto ALMA (el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), tomada cerca del pico de Cerro Chico. Babak Tafreshi, un Fotógrafo embajador de ESO, ha conseguido captar el sentimiento de soledad que se experimenta en este sitio, a 5.000 metros sobre el nivel del mar en los Andes chilenos. Las luces y las sombras pintan el paisaje, enfatizando el aspecto de este terreno, casi de otro mundo. Al fondo de la imagen, el cúmulo de antenas de ALMA parece una extraña multitud de visitantes robóticos en el llano. Cuando el telescopio se complete en el año 2013, el conjunto estará formado por un total de 66 antenas que operarán juntas.

ALMA ya está revolucionando la forma en que los astrónomos estudian el universo en longitudes de onda milimétricas y submilimétricas. Incluso con solo una parte de las antenas, ALMA es más potente que ningún telescopio previo en esas longitudes de onda, lo que proporciona a los astrónomos una capacidad sin precedentes para estudiar el universo frío — gas molecular y polvo, así como la radiación del Big Bang, una reliquia de esos primeros momentos del universo. ALMA estudia los ladrillos básicos de las estrellas, sistemas planetarios, galaxias, y de la propia vida. Proporcionando a los científicos imágenes detalladas  de estrellas y del nacimiento de planetas en nubes de gas cerca del Sistema Solar, y detectando galaxias distantes formándose en los límites del universo observable (con lo cual las vemos como eran aproximadamente hace diez mil millones de años) los astrónomos podrán responder algunas de las preguntas más profundas sobre nuestros orígenes cósmicos.

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), una instalación astronómica internacional, es una colaboración entre Europa, América del Norte y Asia Oriental  en cooperación con la República de Chile. La construcción y operaciones de ALMA en Europa están lideradas por ESO; en América del Norte por el National Radio Astronomy Observatory (NRAO); y en Asia Oriental por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ). El Joint ALMA Observatory (JAO) proporciona al proyecto la unificación tanto del liderazgo como de la gestión de la construcción, puesta a punto y operación de ALMA.

Enlaces


17 de diciembre de 2012

Paranal y la sombra de la Tierra

El fotógrafo embajador de ESO, Babak Tafreshi, ha hecho otra fotografía panorámica asombrosa del Observatorio Paranal de ESO.

En un primer plano, el impresionante y montañoso paisaje del desierto de Atacama. A la izquierda, en la cima más alta, se encuentra el VLT (Very Large Telescope) de ESO, y frente a él, en una cima ligeramente más baja, está el telescopio VISTA (Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy).

Al fondo, los colores del amanecer del cielo de Paranal en una hermosa paleta de colores pastel. Extendiéndose más allá del horizonte puede verse el mar de nubes sobre el Océano Pacífico — que se encuentra a solo 12 kilómetros de Paranal —.

Sobre el horizonte, donde el mar de nubes se cruza con el cielo, puede verse una banda oscura. Esta banda oscura es la sombra de la Tierra, arrojada por el planeta sobre su atmósfera. Este fenómeno a veces puede verse al amanecer o al atardecer, si el cielo está limpio y no hay obstáculos en el horizonte — condiciones que sin duda se dan en el Observatorio Paranal. Encima de la sombra de la Tierra se distingue un brillo rosado conocido como el cinturón de Venus, provocado por la atmósfera terrestre que dispersa la luz del Sol al amanecer (en este caso) o al atardecer.

Enlaces


10 de diciembre de 2012

Un cielo a rayas sobre nuestras cabezas

Pese a que esta imagen pueda parecer a primera vista una obra abstracta de arte moderno, en realidad se trata del resultado de la larga exposición de una cámara que observaba el cielo nocturno del Llano de Chajnantor, en los Andes chilenos. A medida que la Tierra rota, las estrellas de la Vía Láctea que brillan sobre el desierto se estiran en coloridas líneas. Mientras tanto, el telescopio de alta tecnología que se ve al fondo, lo capta todo con una calidad de ensueño.

Esta fascinante foto fue tomada a 5.000 metros sobre el nivel del mar, en el Llano de Chajnantor, hogar del telescopio APEX (Atacama Pathfinder Experiment), que puede verse en esta imagen. APEX es un telescopio de 12 metros de diámetro que recoge la luz en longitudes de onda milimétricas y submilimétricas. Los astrónomos usan APEX para estudiar objetos que van desde las frías nubes de gas y polvo cósmico donde nacen nuevas estrellas, hasta algunas de las galaxias más tempranas y distantes del universo.

APEX es un experimento que abre el camino al conjunto ALMA (Atacama Large  Millimeter/submillimeter Array), un revolucionario telescopio que ESO, junto con sus socios internacionales, está construyendo y operando, también en el Llano de Chajnantor. Cuando termine la construcción de ALMA, en 2013, será un conjunto de 54 antenas de 12 metros de diámetro y 12 antenas adicionales de 7 metros de diámetro. Estos dos telescopios son complementarios: gracias a su gran campo de visión, APEX puede encontrar muchos objetos a lo largo de amplias áreas del cielo que ALMA estudiará en gran detalle gracias a su resolución angular, mucho mayor. APEX y ALMA son dos herramientas importantes que ayudan a los astrónomos a saber más sobre cómo funciona nuestro universo, estudiando, por ejemplo, la formación de las estrellas que vemos dando vueltas en esta imagen.

Esta imagen fue captada por el fotógrafo embajador de ESO Babak Tafreshi. También es fundador del programa The World At Night, que pretende crear y exhibir una colección de impresionantes fotografías y vídeos time-lapse de los lugares más hermosos e históricos con una noche estrellada, planetas y eventos celestes como telón de fondo.

APEX es una colaboración entre el Instituto Max Planck de Radioastronomía (MPIfR), el Observatorio Espacial de Onsala (OSO) y ESO. La operación de APEX en Chajnantor está a cargo de ESO. ALMA es una instalación astronómica internacional y una colaboración entre Europa, América del Norte y Asia Oriental en cooperación con la República de Chile. ESO es el socio europeo en ALMA.

Enlaces


3 de diciembre de 2012

De Antu a Yepun — La construcción del VLT

ESO cumple cincuenta años y, para celebrar este importante aniversario, les mostramos retazos de nuestra historia. Una vez al mes, durante el año 2012, un especial “Ayer y hoy” de la Imagen de la Semana, comparará dos imágenes para mostrar cómo han cambiado las cosas a lo largo de las últimas décadas en los observatorios de La Silla y Paranal, en las oficinas de ESO en Santiago de Chile, y en la Sede Central en Garching (Munich, Alemania).

El telescopio VLT (Very Large Telescope), el buque insignia de ESO en Cerro Paranal (Chile) está compuesto por cuatro Telescopios Unitarios gigantes (UTs, Unit Telescopes), cada uno de los cuales cuenta con un espejo primario de 8,2 metros de diámetro, y por cuatro telescopios auxiliares móviles de 1,8 metros. Nuestra comparación de imágenes de este mes muestra uno de los telescopios unitarios en construcción y otro en la actualidad.

En la imagen histórica, tomada en octubre de 1995, podemos ver el inicio de los trabajos de construcción de la cúpula del primer telescopio unitario (UT1). Ya se habían completado los trabajos de cimentación y se había instalado la parte fija de la estructura metálica inferior de la cúpula. La primeras piezas de la parte rotante de la cúpula del telescopio ya estaban en la obra — en primer plano vemos el inicio de los trabajos de la amplia apertura por la cual observa el telescopio y la pesada estructura horizontal que soporta las compuertas deslizantes. Este telescopio unitario vio su primera luz el 25 de mayo de 1998 (ver eso9820).

Durante la inauguración de Paranal en 1999 (ver eso9921), cada UT fue bautizado con un nombre en lengua mapuche. Los nombres — Antu, Kueyen, Melipal, y Yepun para los UTs del primero al cuarto — representan cuatro elementos destacados del cielo: el Sol, la Luna, la Constelación de la Cruz del Sur, y Venus [1], respectivamente.

La imagen actual es UT4, Yepun, que vio su primera luz en septiembre del año 2000 (ver eso0028). Sin embargo, puede usarse junto con su gemelo UT1 para conocer el aspecto del VLT al completo, ya que todos fueron diseñados para ser idénticos. Solo se distinguen por su conjunto de instrumentos, que ofrece a los astrónomos un amplio rango de herramientas para estudiar el  universo. La estructura amarilla, similar a un armazón, frente a Yepun, es la plataforma de elevación del espejo primario (M1), que puede moverse entre los UTs y que se utiliza cuando sus espejos primarios gigantes de 8,2 metros son periódicamente desmontados para su recubrimiento.

En el tiempo que ha pasado desde que se tomó la foto histórica, el primero de los telescopios unitarios ha recibido un nombre – Antu- y ha ganado una familia a medida que el resto de telescopios se ha unido a él en la cima de la montaña. Hoy, el VLT es el telescopio astronómico en luz visible más avanzado del mundo ¡y Antu, Yepun, y los demás telescopios de Paranal han jugado un importante papel en hacer de ESO el observatorio basado en tierra más productivo del mundo!

Notas

[1] Yepun fue traducido como “Sirio” en la época de la inauguración de Paranal (ver eso9921), pero posteriores investigaciones mostraron que su traducción correcta es “Venus”.

Enlaces

 


26 de noviembre de 2012

Los dos cazadores de planetas, fotografiados en La Silla

Durante cientos de años, los filósofos y los científicos han soñado con la posibilidad de la existencia de planetas habitables fuera del Sistema Solar. Actualmente, esta idea es más que una especulación: a lo largo de las últimas dos décadas, astrónomos de todo el mundo han descubierto cientos de exoplanetas. En esta búsqueda de nuevos mundos se utilizan diversas técnicas. Esta inusual fotografía capta dos telescopios que usan dos métodos diferentes para buscar exoplanetas, el telescopio de 3,6 metros de ESO, que cuenta con el espectrógrafo HARPS, y el telescopio espacial CoRoT. La fotografía fue tomada por Alexandre Santerne, un astrónomo que, a su vez, estudia exoplanetas.

El espectrógrafo HARPS (High Accuracy Radial velocity Planetary Search), el cazador de planetas más importante del mundo, es un instrumento instalado en el telescopio de 3,6 metros de ESO. A la izquierda de la imagen, puede verse la cúpula abierta de este telescopio, detrás de la cúpula angular del telescopio NTT (New Technology Telescope). HARPS encuentra planetas detectando los pequeños cambios en el movimiento de una estrella a medida que se bambolea por la influencia gravitatoria del planeta que la orbita. Esto se conoce como técnica de velocidad radial para detectar exoplanetas.

La débil estela  de luz que se ve en la parte superior del cielo en esta exposición de 20 segundos no es un meteoro, sino CoRoT (Convection Rotation and planetary Transits space telescope). CoRoT busca planetas observando la disminución en la intensidad de la luz de una estrella provocada por el paso de un planeta frente a ella — el método de tránsitos. La situación del telescopio espacial, sobre la atmósfera de la Tierra, mejora la precisión de sus observaciones al eliminar el titilar de las estrellas. Los posibles planetas detectados con este método de tránsitos se confirman utilizando técnicas complementarias como el método de la velocidad radial. De hecho, la misma noche en que se tomó esta fotografía, ¡HARPS estaba siguiendo candidatos a exoplanetas que habían sido detectados por CoRoT!

Desafortunadamente, en noviembre de 2012, CoRoT sufrió un problema en sus ordenadores, lo cual supuso que — pese a que aún funciona — ya no puede recuperar datos de su telescopio (ver las noticias en la página web de CoRoT, o por ejemplo este artículo de Nature News). El equipo de CoRoT no se ha rendido, y está trabajando para resucitar los sistemas. Resuciten o no a CoRoT, ¡no cabe la menor duda de que la misión ha sido todo un éxito! La nave ha doblado su tiempo estimado de vida, y fue la primera nave que descubrió un exoplaneta utilizando el método de tránsitos. CoRoT ha hecho grandes contribuciones, tanto a la búsqueda de exoplanetas, como al estudio del interior de las estrellas a través de la astrosismología.

La búsqueda de exoplaneta nos ayuda a comprender nuestro propio sistema planetario, y puede ser el primer paso para encontrar vida más allá de la Tierra. HARPS y CoRoT son tan solo dos de los numerosos instrumentos desarrollados para ayudar a los astrónomos en esta búsqueda.

Alexandre envió esta fotografía al grupo de Flickr “Tu foto de ESO”. El grupo de Flickr se revisa regularmente, y se seleccionan las mejores fotos para mostrarlas en nuestra conocida serie de la Imagen de la Semana, o en nuestra galería. En 2012, como parte del 50 aniversario de ESO, las imágenes históricas de ESO también son bienvenidas. Desde el envío de esta imagen, Alexandre se ha convertido en Fotógrafo Embajador de ESO.

Enlaces


19 de noviembre de 2012

Los compañeros helados de APEX

El telescopio APEX (Atacama Pathfinder Experiment)  — que podemos ver en esta impactante imagen tomada por el Fotógrafo embajador de ESO Babak Tafreshi — es una de las herramientas utilizadas por ESO para penetrar más allá del reino de la luz visible. Se encuentra en el Llano de Chajnantor, a una altitud de 5.000 metros.

Al fondo de la imagen pueden verse grupos de penitentes blancos. Los penitentes son curiosos fenómenos naturales que se dan en regiones de gran altitud, normalmente a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar. Son finos picos de nieve o hielo endurecidos, con una especie de hojas que apuntan al Sol, y que pueden medir desde unos pocos centímetros hasta varios metros.

APEX es un telescopio de 12 metros de diámetro que observa la luz en longitudes de onda milimétricas y submilimétricas. Los astrónomos que observan con APEX pueden ver fenómenos que serían invisibles en longitudes de onda más cortas. Este telescopio les permite estudiar nubes moleculares — las densas regiones de gas y polvo cósmico en las que nacen nuevas estrellas — que son oscurecidas por el polvo en los rangos visible o infrarrojo, pero que brillan en estas longitudes de onda relativamente más largas. Los astrónomos utilizan esta luz para estudiar las condiciones químicas y físicas que se dan en las nubes. Este rango de la luz también es ideal para estudiar algunas de las galaxias más tempranas y distantes del universo.

Arriba y a la izquierda, sobre APEX, el cielo nocturno nos regala, respectivamente, las débiles manchas de la Pequeña y la Gran Nube de Magallanes, galaxias vecinas de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea. De hecho puede verse el propio plano de la Vía Láctea como una banda difusa atravesando el cielo, más prominente en la zona que se encuentra encima del edificio de control de APEX, a la derecha. Los espacios oscuros, parecidos a parches, que hay en la banda, son regiones en las que la luz de las estrellas distantes ha sido bloqueada por el polvo interestelar. Escondidas tras esos senderos oscuros de polvo, se encuentra el centro de la Vía Láctea, a una distancia de unos 27.000 años luz. Telescopios como APEX son herramientas cruciales para los astrónomos observar a través del polvo y estudiar en detalle el centro de nuestra galaxia.

APEX es una colaboración entre el Instituto Max Planck de Radio Astronomía (MPIfR), el Observatorio Espacial de Onsala (OSO) y ESO. Las operaciones de APEX en Chajnantor han sido encomendadas a ESO.

Enlaces


12 de noviembre de 2012

Una imagen, muchas historias

El fotógrafo embajador de ESO, Babak Tafreshi, ha capado una imagen impactante del cielo sobre el Observatorio Paranal de ESO, cargado de un tesoro de objetos del cielo profundo.

El más obvio de todos es la Nebulosa Carina, brillando intensamente roja en el centro de la imagen. La Nebulosa Carina se encuentra en la constelación de Carina (La Quilla), a unos 7.500 años luz de la Tierra. Esta incandescente nube de gas y polvo es la nebulosa más brillante del cielo y contiene algunas de las estrellas más luminosas y masivas que se conocen en la Vía Láctea, como Eta Carinae. La Nebulosa Carina es un perfecto banco de pruebas para los astrónomos que quieren revelar los misterios del violento nacimiento y muerte de las estrellas masivas. Para ver algunas imágenes recientes de ESO de la hermosa Nebulosa Carina, pueden visitar eso1208, eso1145, y eso1031.

Bajo la Nebulosa Carina vemos el Cúmulo de La Fuente de los Deseos (Wishing Well Cluster), NGC 3532. Este cúmulo abierto de estrellas jóvenes recibe este nombre porque, a través del ocular de un telescopio, parece un puñado de monedas de plata brillando en el fondo de una fuente de los deseos. Más a la derecha, encontramos la Nebulosa Lambda Centauri (IC 2944), una nube de hidrógeno incandescente y estrellas recién nacidas, apodada a veces como la Nebulosa del Pollo Corredor (Running Chicken Nebula), por la forma de pollo que algunos han distinguido en esta brillante región (ver eso1135). Sobre esta nebulosa, y ligeramente a la izquierda, encontramos las  Pléyades del Sur (IC 2632), un cumulo abierto de estrellas similar a su homónimo del norte, más familiar.

Al fondo vemos tres los cuatro Telescopios Auxiliares del Inteferómetro VLTI (Very Large Telescope Interferometer). Utilizando el VLTI, los telescopios auxiliares — o los telescopios unitarios de 8,2 metros del VLT — pueden utilizarse juntos como un único y gigantesco telescopio capaz de distinguir con más detalle que si se utilizan de manera individual. El VLTI ha sido empleado para una amplia variedad de investigaciones, incluido el estudio de discos circumestelares alrededor de objetos estelares jóvenes y los núcleos de galaxias activas, uno de los fenómenos más energéticos y misteriosos del universo.

Enlaces


5 de noviembre de 2012

Construyendo la Residencia Paranal — del bullicio a la tranquilidad

Este mes, el par de imágenes, tomadas en el Observatorio Paranal de ESO, en el desierto chileno de Atacama, compara un bullicioso lugar de construcción, en noviembre de 1999, con el resultado final en nuestros días: el edificio de alojamiento del observatorio, conocido como la Residencia Paranal. Imagine el cambio de entonces a ahora: el golpeteo de martillos y taladros, el ruido de grúas y tractores, han dado paso a la calma y la tranquilidad de este edificio en el desierto que se integra en sus alrededores. Construido utilizando materiales naturales, y enclavado en una depresión existente del terreno, el edificio completo se funde con el paisaje.

La Residencia se construyó como un refugio para astrónomos y personal, en uno de los paisajes más duros imaginables, donde la sequedad extrema, la intensa radiación ultravioleta proveniente del Sol, los fuertes vientos, y las grandes alturas forman parte del día a día. La empresa contratada para la construcción de la Residencia, trabajando en estas difíciles condiciones, ha creado un este oásis en el desierto, muy apreciado por el personal del observatorio, ya que en él se protegen de las áridas condiciones ambientales: el edificio acabado es testigo de su duro esfuerzo. La Residencia, que ha obtenido premios por su estilo arquitectónico, tiene unas 100 habitaciones, así como espacios comunes como la cantina, el salón, la piscina, el gimnasio y la biblioteca. Tiene unas vistas espectaculares desde su fachada oeste, mirando hacia el desierto en dirección al océano pacífico durante el atardecer.

En ambas fotografías puede apreciarse otro detalle: detrás de la Residencia, a 2.600 metros sobre el nivel del mar, en la cima del Cerro Paranal, se encuentra el telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO. Es el observatorio astronómico óptico-infrarrojo más avanzado del mundo, y la razón por la cual la Residencia, y todos los que se encuentran en su interior, están en este lugar.

Enlaces


29 de octubre de 2012

Un lugar para desvelar los misterios del universo frío

Esta hermosa imagen panorámica tomada por Babak Tafreshi, un Fotógrafo embajador de ESO, muestra los últimos rayos de luz bañando el Llano de Chajnantor Plateau en la región chilena de Atacama. El Llano es hogar del telescopio APEX (Atacama Pathfinder Experiment), que puede verse a la izquierda de esta panorámica. Desde este remoto lugar de la Tierra, a 5.000 metros sobre el nivel del mar, APEX estudia el “universo frío”.

APEX es un telescopio de 12 metros de diámetro que observa la luz en longitudes de onda milimétricas y submilimétricas. Los astrónomos que observan con APEX pueden ver fenómenos que serían invisibles en longitudes de onda más cortas. Este telescopio les permite estudiar nubes moleculares — las densas regiones de gas y polvo cósmico en las que nacen nuevas estrellas — que son oscurecidas por el polvo en los rangos visible o infrarrojo, peor que brillan en estas longitudes de onda relativamente más largas. Los astrónomos utilizan esta luz para estudiar las condiciones químicas y físicas que se dan en las nubes. Este rango de la luz también es ideal para estudiar algunas de las galaxias más tempranas y distantes del universo.

Desde que inició sus operaciones en 2005, APEX ha producido muchos resultados científicos importantes. Por ejemplo, APEX, junto con el telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO, detectó la deformación de materia provocada por el agujero negro central de la Vía Láctea (eso0841), uno de los resultados que se encuentran entre los Top 10 de los descubrimientos astronómicos de ESO.

Los cúmulos de penitentes blancos pueden verse alrededor de APEX. Los penitentes son curiosos fenómenos naturales que se dan en regiones de gran altitud, normalmente a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar. Son finos picos de nieve o hielo endurecidos, con una especie de hojas que apuntan al Sol, y que pueden medir desde unos pocos centímetros hasta varios metros.

APEX es una colaboración entre el Instituto Max Planck de Radio Astronomía (MPIfR), el Observatorio Espacial de Onsala (OSO) y ESO. Las operaciones de APEX en Chajnantor son responsabilidad de ESO.

El plato de 12 metros de APEX se basa en un prototipo de antenna ideado para otro observatorio en Chajnantor, el conjunto ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array). Cuando temine su construcción en el año 2013, ALMA será un conjunto de 54 antenas de 12 metros y doce antenas de 7 metros. ESO es el socio europeo de esta instalación astronómica internacional, que es una colaboración entre Europa, América del Norte y Asia Oriental en cooperación con la República de Chile.

Enlaces


22 de octubre de 2012

Construyendo VISTA, el mayor telescopio de sondeo del mundo

ESO cumple cincuenta años, y para celebrar este importante aniversario, les mostramos retazos de nuestra historia. Una vez al mes, durante el año 2012, un especial “Ayer y hoy” de la Imagen de la Semana, comparará dos imágenes para mostrar cómo han cambiado las cosas a lo largo de las últimas décadas en los observatorios de La Silla y Paranal, en las oficinas de ESO en Santiago de Chile, y en la Sede Central en Garching (Munich, Alemania).

Desde diciembre de 2009 el telescopio VISTA (Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy, telescopio de sondeo para la astronomía en los rangos visible e infrarrojo),  ha cartografiado los cielos australes desde el observatorio Paranal de ESO, en Chile. Nuestro par de imágenes este mes uestran al telescopio VISTA durante su construcción y en nuestros días.

La imagen histórica, tomada en la segunda mitad del año 2004, muestra el edificio del telescopio en construcción. Puede verse el esqueleto de la cúpula del telescopio en su base circular, rodeada por jaula temporal compuesta de andamiajes. VISTA se asienta sobre una cima a unos 1.500 metros al noroeste de Cerro Paranal, la ubicación del telescopio VLT de ESO. Esta cima fue rebajada, sustrayendo unos 5 metros a un total de 2.518 metros de altura, generando una plataforma de 4.000 metros cuadrados necesaria para los trabajos de construcción.

En la imagen actual puede verse el telescopio VISTA totalmente acabado. La cúpula del telescopio es un edificio de unos 20 metros de diámetro que protege al telescopio de las posibles agresiones ambientales. Dos puertas deslizantes forman la rendija a través de la cual observa el telescopio y, si es necesario, se puede desplegar una pantalla antiviento para bloquear zonas de la rendija. Puertas adicionales situadas en la cúpula proporcionan ventilación para controlar el flujo de aire durante la noche. Un edificio auxiliar adyacente a la cúpula (visible al fondo de la imagen) alberga el equipo de mantenimiento y una planta de recubrimientos utilizada para aplicar la fina capa reflectante de plata a los espejos del telescopio.

VISTA opera en longitudes de onda del infrarrojo cercano, con una cámara de 3 toneladas y 67 megapíxeles. Su gran espejo, su amplio campo de visión y sus sensible detectores infrarrojos, hacen de él el mayor telescopio de sondeo del mundo.

VISTA fue concebido y desarrollado por un consorcio de 18 universidades del Reino Unido, liderados por la Universidad Queen Mary de Londres y se convirtió en un pago en especie a ESO como parte de los acuerdos de adhesión del Reino Unido. La gestión del proyecto de diseño del telescopio y la construcción fueron llevados a cabo por el Consejo de Instalaciones Científico-Tecnológicas del Reino Unido, del Centro de Tecnología para la Astronomía (Science and Technology Facilities Council‘s UK Astronomy Technology Centre, STFC-UK ATC).

Enlaces


15 de octubre de 2012

De rueda de repuesto cósmico a flor etérea

IC 5148 es una hermosa nebulosa planetaria ubicada a unos 3.000 años luz, en la Constelación de Grus (La Grulla). La nebulosa tiene un diámetro de un par de años luz, y aún está creciendo a unos 50 kilómetros por segundo — una de las expansiones de nebulosa planetaria más rápidas conocida. El término “nebulosa planetaria” nació en el siglo XIX, cuando las primeras observaciones de este tipo de objetos  — a través de los pequeños telescopios disponibles en la época — hacían que se asemejaran con planetas gigantes. Sin embargo, la verdadera naturaleza de las nebulosas planetarias es muy diferente.

Cuando una estrella con una masa similar o unas cuantas veces la de nuestro Sol se acerca al final de su vida, sus capas más externas son lanzadas al espacio exterior. El gas en expansión se enciende por el calor que emana el remanente del núcleo de la estrella, en el centro, formando la nebulosa planetaria, que a menudo adquiere una hermosa forma incandescente. 

Si se observa con un telescopio pequeño de aficionado, esta particular nebulosa planetaria se ve como un anillo de material, con la estrella — que se enfriará hasta convertirse en una enana blanca — brillando en medio del agujero central. Esta apariencia llevó a los astrónomos a apodarla IC 5148, la Nebulosa del Neumático de Repuesto.

La cámara EFOSC2 (Espectrógrafo y cámara de ESO para objetos débiles, ESO Faint Object Spectrograph and Camera), instalada en el telescopio NTT (New Technology Telescope) en La Silla, ofrece una visión algo más elegante de este objeto. Más que parecer una rueda de repuesto, la nebulosa parece una flor etérea con pétalos superpuestos.

 


8 de octubre de 2012

VISTA antes del atardecer

El Observatorio Paranal de ESO - situado en la región de Atacama, en Chile - es conocido por el Very Large Telescope (VLT), el telescopio insignia de ESO. Sin embargo, en los últimos años, el sitio se ha convertido en el hogar de dos telescopios de sondeo de vanguardia. Estos nuevos miembros de la familia de Paranal están diseñados para observar grandes áreas del cielo de forma rápida y con gran profundidad.

Uno de ellos, el Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy (VISTA, por sus siglas en inglés) de 4,1 metros, se encuentra en una cima vecina no muy lejos de la cumbre de Paranal. Esta cumbre es la que se aprecia en esta hermosa fotografía tomada desde Paranal por el fotógrafo embajador de ESO Babak Tafreshi. VISTA es el telescopio de sondeo más grande del mundo, y empezó a funcionar en diciembre de 2009.

En la esquina inferior derecha de la imagen, la cúpula de VISTA aparece delante de una cadena montañosa interminable, que se extiende hasta el horizonte. Mientras se aproxima la puesta del sol, las montañas arrojan más sombras, que poco a poco, cubren los tonos marrones que colorean el magnífico paisaje que rodea Paranal. Muy pronto, el sol caerá por debajo del horizonte, y todos los telescopios de Paranal iniciarán otra noche de observaciones.

VISTA es un telescopio de gran campo visual, diseñado para cartografiar el cielo del hemisferio sur en luz infrarroja con gran sensibilidad, permitiendo a los astrónomos detectar objetos extremadamente débiles. El objetivo de estos estudios es crear grandes catálogos de cuerpos celestes para estudios estadísticos y para identificar nuevas áreas que pueden ser estudiadas con más detalle por el VLT.

Enlaces


1 de octubre de 2012

El volcán Licancabur: un cono icónico, vigilando Chajnantor

Esta impresionante imagen panorámica muestra el Llano de Chajnantor — hogar del conjunto de telescopios ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) — con el majestuoso volcán Licancabur al fondo. Vigilados por Licancabur, un bosque helado de penitentes se apiña en un primer plano. Los penitentes son curiosos fenómenos naturales que se encuentran en regiones de gran altitud. Se trata de finos “pinchos” de hielo o nieve endurecida, con afilados bordes en sus extremos y que apuntan hacia el Sol, alcanzando alturas que van de unos pocos centímetros hasta varios metros. Pueden leer más sobre los penitentes en esta Imagen de la Semana anterior (potw1221).

El volcán de Licancabur, con una altitud de 5.920 metros, es el volcán más icónico del área de San Pedro de Atacama, Chile. Su forma cónica hace que sea fácilmente reconocido incluso desde muy lejos. Se encuentra en la parte más al sur de la frontera entre Chile y Bolivia. En el cráter de su cima, el volcán contiene uno de los lagos que se encuentra a mayor altitud. Este lago ha atraído la atención de los biólogos, interesados en estudiar cómo los microorganismos microscópicos pueden sobrevivir en él, a pesar del entorno agresivo y la intensa radiación ultravioleta, la fina atmósfera, y las bajas temperaturas. Las estrategias de supervivencia de la vida microscópica en el Lago de Licancabur podrían incluso darnos pistas sobre la posibilidad de existencia de vida pasada en Marte.

Esta fotografía fue tomada por Babak Tafreshi, uno de los Fotógrafos embajadores de E, cerca de la ubicación de ALMA.

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), una instalación astronómica internacional, es una colaboración entre Europa, América del Norte y Asia Oriental  en cooperación con la República de Chile. La construcción y operaciones de ALMA en Europa están lideradas por ESO; en América del Norte por el National Radio Astronomy Observatory (NRAO; y en Asia Oriental por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ). El Joint ALMA Observatory (JAO) proporciona al proyecto la unificación tanto del liderazgo como de la gestión de la construcción, puesta a punto y operación de ALMA.

Enlaces


24 de septiembre de 2012

Una larga noche por delante

La puesta de Sol suele ser señal de que otro día de trabajo acaba. Las luces de la ciudad van encendiéndose lentamente a medida que la gente llega a sus hogares, deseosa de disfrutar de una buena velada y de dormir plácidamente. Sin embargo, esto no se aplica a los astrónomos que trabajan en observatorios como el Observatorio Paranal, de ESO (en Chile). Observar las estrellas tan pronto como el Sol se oculta en el horizonte. Todo tiene que estar preparado antes del anochecer.

Esta fotografía panorámica capta al telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO en contraste con un precioso atardecer en Cerro Paranal. En esta imagen vemos las compuertas de las cúpulas del VLT abiertas y a los telescopios listos para una noche de observación del universo. El VLT es el telescopio óptico más avanzado del mundo, y consiste en cuatro telescopios unitarios (Unit Telescopes, UTs) con espejos primarios de 8,2 metros de diámetro, y cuatro telescopios auxiliares móviles (Auxiliary Telescopes, ATs) de 1,8 metros, que pueden verse en la esquina izquierda de la imagen.

Los telescopios también pueden trabajar de forma conjunta como si de un único y gigantesco telescopio se tratase: se trata de la configuración VLTI (Very Large Telescope Interferometer) de ESO, que permite a los astrónomos observar los detalles más finos posibles. Esta configuración solo se usa durante un número limitado de noches al año. La mayor parte del tiempo, los telescopios unitarios de 8,2 metros se usan de forma individual.

A lo largo de los últimos 13 años, el VLT ha tenido un gran impacto en la astronomía observacional. Con la llegada del VLT, la comunidad astronómica europea ha experimentado una nueva era de descubrimientos, entre los que destacan el seguimiento de estrellas orbitando el agujero negro central de la Vía Láctea y la primera imagen de un planeta extrasolar, que son dos de los tres primeros en la lista de Top 10 de los descubrimientos astronómicos de ESO.

Los telescopios unitarios del VLT han sido bautizados con los nombres en mapuche de varios objetos celestes –el mapuche es el idioma nativo de los indígenas de algunas regiones de Chile y Argentina-. De izquierda a derecha, tenemos a Antu (UT1; el Sol), Kueyen (UT2; la Luna), Melipai (UT3; la Cruz del Sur) y Yepun (UT4; Venus).

Esta fotografía fue tomada por el fotógrafo embajador de ESO Babak Tafreshi.

 


17 de septiembre de 2012

ALMA y una noche estrellada — algo digno de contemplar

Un cielo nocturno claro y cristalino es siempre un placer para la vista. Pero si se encuentra en el Llano de Chajnantor, a 5.000 metros de altitud en los Andes chilenos, (uno de los mejores sitios del mundo para la observación astronómica) puede ser una experiencia que recordará el resto de su vida.

Esta vista panorámica de Chajnantor muestra las antenas de ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) en contraste con el sobrecogedor escenario de fondo: un cielo nocturno plagado de estrellas.

Detrás vemos algunas de las antenas de ALMA, trabajando en equipo. El llano aparece curvado debido al efecto de la lente gran angular utilizada. ALMA es el telescopio más potente del mundo para el estudio del universo en longitudes de onda milimétricas y submilimétricas. Las obras de construcción de ALMA se completarán en 2013, y un total de 66 antenas de gran precisión trabajarán en este lugar. Por el momento, el telescopio está en su fase inicial de operaciones, haciendo observaciones científicas tempranas. Pese a que aún no está totalmente construido, el telescopio ya está ofreciendo sorprendentes resultados, superando a las demás instalaciones submilimétricas.

En el cielo que puede verse tras las antenas, incontables estrellas brillan como distantes gemas. También destacan dos objetos celestes muy familiares. Primero, la imagen está coronada por la Luna. Segundo, eclipsada por el brillo de la Luna, es posible distinguir la Vía Láctea como una banda brumosa que atraviesa el cielo. Las regiones oscuras dentro de esta banda son áreas en las cuales el polvo interestelar bloquea la luz de las estrellas de fondo.

Esta fotografía fue obtenida por el Fotógrafo embajador de ESO, Babak Tafreshi. Babak es el fundador y líder de “The World At Night”, un proyecto internacional para producir y exhibir una colección de fotografías y vídeos time-lapse impactantes de los lugares del mundo con las maravillas celestes más hermosas como telón de fondo.

El Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), una instalación astronómica internacional, es una colaboración entre Europa, América del Norte y Asia Oriental  en cooperación con la República de Chile. La construcción y operaciones de ALMA en Europa están lideradas por ESO; en América del Norte por el National Radio Astronomy Observatory (NRAO); y en Asia Oriental por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ). El Joint ALMA Observatory (JAO) proporciona al proyecto la unificación tanto del liderazgo como de la gestión de la construcción, puesta a punto y operación de ALMA.

Enlaces

 


10 de septiembre de 2012

Un santuario intemporal en Santiago — La casa de huéspedes de ESO, ayer y hoy

ESO cumple cincuenta años, y para celebrar este importante aniversario, les mostramos retazos de nuestra historia. Una vez al mes, durante el año 2012, un especial “Ayer y hoy” de la Imagen de la Semana, comparará dos imágenes para mostrar cómo han cambiado las cosas a lo largo de las últimas décadas en los observatorios de La Silla y Paranal, en las oficinas de ESO en Santiago de Chile, y en la Sede Central en Garching (Munich, Alemania).

Este mes, mostramos una parte de ESO que parece estar fuera del tiempo. Tras un largo viaje intercontinental a Santiago, o tras el trastorno horario que genera una noche de observación en los telescopios, ¿qué mejor que hacer una parada para descansar y recuperarse en un espacio confortable antes de continuar el viaje? Desde los primeros años de su creación, la casa de huéspedes de ESO en Santiago ha proporcionado este espacio a los visitantes de los observatorios de Chile. Nuestra fotografía de “Ayer y hoy” de este mes muestra la sala de estar de la casa de huéspedes, en 1996 y en nuestros días.

La casa de huéspedes es una gran villa en un lugar tranquilo de la capital chilena. Es conocida entre los empleados de ESO y entre los astrónomos visitantes como un lugar acogedor en el que hacer una parada de descanso entre el largo viaje desde Europa y el viaje hacia los remotos observatorios. Es probable que casi todos los astrónomos europeos que visitan La Silla, Paranal o Chajnantor hayan pasado por aquí. En la casa de huéspedes pueden recuperarse de su viaje, conversar con colegas astrónomos, preparar sus observaciones y — para los recién llegados — tal vez echar su primer vistazo al cielo nocturno austral.

A principios de 1964 se decidió, con el aumento de la actividad de ESO en Santiago, adquirir una segunda residencia en la ciudad de manera que ESO no tuviera que depender de hoteles. La adquisición de la casa de huéspedes se completó en marzo de 1965 y, originalmente, fue utilizada como sede administrativa y como alojamiento para los visitantes. Sin embargo, a principios de los años 70, las dependencias oficiales de ESO se trasladaron al nuevo edificio en Vitacura, a unos cuantos kilómetros de la ciudad, permitiendo que la casa de huéspedes se reservara exclusivamente para el confort y las necesidades de los astrónomos cansados por el viaje y de otros empleados.

Como puede verse en estas dos imágenes, la casa de huéspedes no ha cambiado mucho con el paso de los años. Ahora dispone de conexión inalámbrica a internet y hay más máquinas de café modernas, pero esta casa de huéspedes sigue siendo un lugar de descanso y un santuario que invita al relax. El lugar perfecto para relajarse y prepararse para las duras y emocionantes noches de observación y, quién sabe, si para el próximo gran descubrimiento.

Enlaces


3 de septiembre de 2012

Una impactante superburbuja

En esta colorida nueva imagen se muestra a la región de formación estelar LHA 120-N44 [1], localizada en la Gran Nube de Magallanes, una pequeña galaxia satélite de la Vía Láctea. La imagen combina la vista tomada en luz visible del Telescopio MPG/ESO de 2,2 metros (ubicado en el Observatorio La Silla de ESO en Chile) con imágenes en luz infrarroja y rayos X provenientes de los telescopios espaciales en órbita.

En el centro de esta poblada región compuesta de gas, polvo y estrellas jóvenes se encuentra el cúmulo estelar NGC 1929. Sus masivas estrellas emiten grandes cantidades de radiación, expelen materia a grandes velocidades en forma de vientos estelares, y suelen tener una acelerada vida, terminando su corta pero brillante existencia estallando como supernovas. Los vientos y las ondas expansivas de las supernovas han abierto una enorme cavidad, llamada superburbuja, en el gas circundante.

Las observaciones realizadas con el Observatorio de rayos X Chandra de la NASA (aparece aquí en color azul) revelan regiones con altas temperaturas creadas por estos vientos y ondas, mientras que datos recolectados con luz infrarroja del Telescopio Espacial Spitzer  de la NASA (en rojo)  demarcan el lugar donde se encuentran el polvo y el gas más frío. La vista tomada en luz visible del Telescopio MPG/ESO de 2,2 metros (en amarillo) completa la imagen, y muestra tanto a las estrellas jóvenes calientes como a las resplandecientes nubes de gas y polvo que las rodean. 

La combinación de imágenes de esta región ha permitido a los astrónomos resolver un misterio: ¿Por qué la N44, y otras superburbujas de similares características, están emitiendo rayos-X con tal intensidad? La respuesta parece ser que, adicionalmente, existen dos fuentes brillantes de rayos-X: las ondas expansivas de las supernovas que golpean las paredes de las cavidades, y el material caliente que se evapora de las paredes de dichas cavidades. Esta emisión de rayos-X desde el borde de la superburbuja se puede observar claramente en la imagen.

Enlaces

Notas

[1] La denominación de este objeto indica que ha sido incluido en el Catalogue of H-alpha emission stars and nebulae in the Magellanic Clouds  (El catálogo de estrellas y nebulosas de emisión H-alfa en las nubes de Magallanes), que fue compilado y publicado en 1956 por el astrónomo y astronauta estadounidense Karl Henize (1926–1993). La letra “N”  indica que es una nebulosa. A menudo al objeto se le denomina simplemente N44.


27 de agosto de 2012

La noche cae sobre Paranal

Imagine que acaba de ver una hermosa puesta de sol desde la cumbre del Cerro Paranal. Mientras silenciosamente cae la noche sobre el desierto de Atacama, el Telescopio Muy Grande (VLT) abre sus poderosos ojos hacia el Universo. Con esta magnífica panorámica de 360 grados, puede imaginar la vista que tendría si estuviese ahí, cerca del extremo sur de la plataforma del VLT.

En primer plano, el cuarto telescopio auxiliar del VLT (AT4) se está abriendo. A su izquierda, el sol ya se ha puesto sobre el océano Pacífico, cubierto, como es habitual, por un manto de nubes bajo la cima del Cerro. En lo que resta de la plataforma, se pueden apreciar los otros tres telescopios auxiliares frente a los imponentes edificios que albergan los cuatros Telescopios Unitarios de 8,2 metros. Por último, La Residencia y otras instalaciones del campamento base pueden divisarse a poca distancia, cerca del extremo derecho de la imagen.

A medida que llega la noche, imagine estar inmerso en un profundo silencio, apenas perturbado por el viento o el suave movimiento de estas imponentes máquinas. Cuesta creer la intensa actividad que se está generando en el Edificio de Control del VLT, ubicado en la cuesta de la montaña, justo bajo el nivel de la plataforma, en dirección a la puesta del sol. Ahí, los astrónomos y operadores de los telescopios se encuentran iniciando las primeras observaciones de la noche.

Enlaces


13 de agosto de 2012

Orión cuida de ALMA

Brillando en lo alto del cielo nocturno chileno, Orión, El Cazador, permanece atento, vigilando las antenas de ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array). Es muy fácil reconocer esta constelación, con su distintiva forma de reloj de arena y las tres brillantes estrellas del cinturón de Orión en el centro. Obtenida desde el hemisferio sur, esta imagen nos muestra la espada de Orión sobre el cinturón. La espada alberga una de los fenómenos más impresionantes del cielo — la Nebulosa de Orión — que aparece como la “estrella” central de la espada, con una nebulosidad difusa que la hace visible a simple vista bajo buenas condiciones meteorológicas.

Las tres antenas de ALMA que se ven en la imagen representan solo una pequeña parte del conjunto total, que cuenta con un total de 66 antenas. ALMA combina las señales de sus antenas, separadas por distancias de más de 16 kilómetros, para formar un telescopio unitario gigantesco, utilizando una técnica denominada interferometría. Pese a que la construcción no se completará hasta el año 2013, ALMA comenzó a hacer observaciones científicas con parte de sus antenas en el año 2011.

A 5.000 metros de altitud, en el Llano de Chajnantor, a los pies de los Andes chilenos, en una de las regiones más áridas del mundo, ALMA cuenta con unas excepcionales condiciones de observación. Para llevar a cabo las observaciones es necesario un lugar como Chajnantor, alto y seco, ya que el vapor de agua y el oxígeno de la atmósfera terrestre  absorben las longitudes de onda milimétricas y submilimétricas de la luz, el rango para el cual está diseñado ALMA.

En esta fotografía, las antenas se estaban probando en las instalaciones de apoyo a las operaciones de ALMA (Operations Support Facility) ubicadas a una altitud algo más baja, a 2.900 metros. Una vez probadas y totalmente equipadas, fueron transportadas al Llano de Chajnantor para iniciar su trabajo.

Esta imagen fue obtenida por Adrian Russell, quien envió la fotografía al grupo de Flickr “Your ESO Pictures”. El grupo Flickr se revisa regularmente y se seleccionan las mejores fotos para ser las protagonistas de la serie “La imagen de la semana”, o para incorporarlas a la galería de imágenes. En 2012, como parte de las celebraciones con motivo del 50 aniversario de ESO, también pueden participar imágenes relacionadas con la historia de ESO.

ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) es una instalación astronómica internacional fruto de la colaboración entre Europa, América del Norte y Asia Oriental,  en cooperación con la República de Chile. La construcción y operaciones de ALMA en Europa están lideradas por ESO; en América del Norte por el National Radio Astronomy Observatory (NRAO); y en Asia Oriental por el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ). El Joint ALMA Observatory (JAO) proporciona al proyecto la unificación tanto del liderazgo como de la gestión de la construcción, puesta a punto y operación de ALMA.

 

Enlaces


  1 | 2 | 3 Siguiente »
Mostrando 1 hasta 20 de 49
Bookmark and Share

Ver también