eso0603es-cl — Comunicado científico

Descubren exoplaneta más similar a la Tierra detectado hasta ahora

25 de Enero de 2006

Usando una red de telescopios repartidos por todo el mundo, incluyendo el Danés de 1,54 metros de ESO en La Silla (Chile), astrónomos [1] descubrieron un nuevo planeta extrasolar notablemente más parecido a la Tierra que cualquier otro hallado a semejante distancia. Se trata de un planeta sólo cinco veces más grande que la Tierra, tarda 10 años en cumplir una órbita alrededor de su estrella madre, y es hasta ahora el exoplaneta más frío y menos masivo [2] que gira alrededor de una estrella común.

Impresión artística del planeta recién descubierto. Lo más probable es que tenga una superficie de roca y hielo. Este descubrimiento constituye un hallazgo revolucionario en la búsqueda de planetas que puedan sustentar vida.

El nuevo planeta fue bautizado con el poco glamoroso nombre de OGLE-2005-BLG-390Lb. Orbita alrededor de una estrella roja cinco veces menos masiva que el Sol y localizada a una distancia de unos 20 mil años luz, no muy lejos del centro de nuestra Vía Láctea.

El planeta se encuentra a 2,9 UA de su estrella, es decir, tres veces la distancia entre la Tierra y el Sol. Su relativamente fría estrella madre y su amplia órbita implican que probablemente la temperatura de la superficie del planeta sea de -220º C, demasiado baja para la existencia de agua líquida. Es posible que tenga una atmósfera delgada, como la Tierra, pero su superficie rocosa probablemente está sepultada bajo océanos congelados. Por esta razón se asemejaría a una versión masiva de Plutón, más que a un planeta rocoso interior, como la Tierra o Venus.

“Este planeta es, de hecho, el primero y único descubierto hasta ahora que concuerda con las teorías sobre cómo se formó nuestro sistema solar”, dice Uffe Gråe Jørgensen (Instituto Niels Bohr, Copenhagen, Dinamarca), miembro del equipo.

La explicación más plausible sobre la formación de los sistemas planetarios propone primero la acumulación de ‘planetésimos’ sólidos hasta conformar núcleos planetarios que, si son los suficientemente masivos, luego van incorporando lentamente gas nebular hasta formar planetas gigantes.

Alrededor de las enanas rojas –las estrellas más comunes de nuestra galaxia- este modelo favorece la formación de planetas con masas como las de la Tierra a Neptuno, que están a una distancia de su anfitrión equivalente a entre una y diez veces la que separa a la Tierra del Sol.

“OGLE-2005-BLG-390Lb es sólo el tercer planeta extrasolar descubierto hasta ahora a través de búsquedas de microlente”, dice Jean-Philippe Beaulieu (Instituto de Astrofísica de París, Francia), el autor principal. “Mientras los dos planetas descubiertos anteriormente por microlente tienen masas un poco mayores que Júpiter, el descubrimiento de un planeta cinco veces más masivo que la Tierra –más difícil de detectar que los gigantes gaseosos- es un poderoso indicio de que estos objetos de baja masa son muy comunes”.

A diferencia de la mayoría de los exoplanetas descubiertos, éste fue hallado empleando la técnica de ‘microlente’, basada en un efecto predicho por Einstein en 1915. “Con este método dejamos que la gravedad de una tenue estrella interpuesta actúe como un gigantesco telescopio natural a nuestro servicio, amplificando una estrella más lejana, que aparece entonces momentáneamente más brillante”, explica el miembro del equipo Andrew Williams (Observatorio Perth, Australia).

“Un pequeño ‘defecto’ en el brillo revela la existencia de un planeta alrededor de la estrella-lente. Nosotros no vemos el planeta, ni siquiera la estrella que éste orbita, nosotros sólo vemos el efecto de su gravedad”.

Dicha estrella interpuesta causa un brillo característico que dura cerca de un mes. Cualquier planeta que orbite esta estrella puede producir una señal adicional, la que dura desde días, en el caso de los planetas gigantes, hasta horas, si se trata de planetas con masas como la de la Tierra.

Para captar y caracterizar estos planetas se requiere un monitoreo altamente preciso y continuo, durante 24 horas, de los eventos de microlente en curso. Esto se logra con la red PLANET de telescopios del rango de 1 m, conformada por el Danés de 1,54 m de ESO en La Silla (Chile); el Observatorio Canopus de 1,0 m (Hobart, Tasmania, Australia); el Perth de 0,6 m (Bickley, Australia occidental); el Boyden de 1,5 m (Sudáfrica) y el SAAO de 1,0 m (Sutherland, Sudáfrica).

Desde 2005 PLANET realiza una campaña conjunta con RoboNet, una red de telescopios de 2 m completamente robotizados operada por Reino Unido y que actualmente incluye el Telescopio Liverpool (Roque de Los Muchachos, La Palma, España) y el Telescopio Faulkes Norte (Haleakala, Hawai, EE.UU.)

El equipo de búsqueda del OGLE (Optical Gravitational Lensing Experiment) descubrió el evento OGLE-2005-BLG-390 el 11 de julio de 2005, activando los telescopios PLANET para comenzar a extraer datos. Se observó una curva de luz consistente con una única estrella lente, alcanzando una amplificación máxima cercana a 3 el 31 de julio de 2005. El 10 de agosto, el miembro de PLANET Pascal Fouqué –que observaba con el Danés de 1,54 m de ESO en La Silla- advirtió una desviación planetaria. Un punto OGLE de esa misma noche mostraba la misma tendencia, mientras que la última mitad de la desviación planetaria, que duró cerca de un día, fue cubierta por imágenes captadas desde el Observatorio Perth. La colaboración con MOA (Microlensing Observations in Astrophysics) permitió posteriormente identificar la estrella fuente y confirmó la desviación.

La única interpretación que parecía calzar con el extenso conjunto de datos obtenidos era la presencia de un planeta menor que Neptuno con los parámetros descritos anteriormente. Este descubrimiento aporta una nueva mirada al campo de la ciencia planetaria.

En particular, los astrónomos ahora creen que tales mundos congelados son mucho más comunes que sus hermanos más grandes, del tipo Júpiter. “De hecho, si los planetas como Júpiter estuvieran tan extendidos, el método de microlente debiera haber hallado docenas de ellos al día de hoy”, dice David Bennett (Universidad de Notre Dame, EE.UU.), otro miembro del equipo PLANET.

Lo más probable es que la técnica de microlente sea el único método actualmente capaz de detectar planetas similares a la Tierra. “La búsqueda de una segunda Tierra es la fuerza conductora detrás de nuestra investigación, y este descubrimiento constituye un gran salto hacia adelante considerando que este es el planeta más parecido a la Tierra que conozcamos hasta ahora”, dice el coautor Daniel Kubas, de ESO.

Este hallazgo será publicado en la edición del 26 de enero en la prestigiosa revista Nature (“Discovery of a cool planet of 5.5 Earth masses through gravitational microlensing”, Por J.-P. Beaulieu, D. P. Bennett, P. Fouqué, A. Williams, M. Dominik, U. G. Jorgensen, D. Kubas et al.).

Notas [1] Este es el resultado de un esfuerzo conjunto de tres campañas de microlente independientes: PLANET/RoboNet, OGLE y MOA, que involucran a un total de 73 colaboradores afiliados a 32 instituciones en 12 países (Francia, Reino Unido, Polonia, Dinamarca, Alemania, Austria, Chile, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Sudáfrica y Japón).

[2] Este valor es incierto en un factor de dos. El exoplaneta con la menor masa conocido hasta ahora era GJ 876d, que tiene una masa mínima de 7,3 (más menos 1) masas terrestres. A diferencia del planeta recién descubierto, GJ 876d orbita su estrella madre en cerca de dos días. Es, por lo tanto, muy caliente. En comparación, Urano tiene cerca de 15 veces la masa de la Tierra y Neptuno 17, mientras que el gigante Júpiter pesa el equivalente a 318 Tierras.

Contactos

Valentina Rodríguez
Encargada de Prensa de ESO en Chile
Santiago, Chile
Tlf.: +56 2 463 3123
Correo electrónico: vrodrigu@eso.org

Jean-Philippe Beaulieu
Institut d'Astrophysique de Paris
Paris, France
Tlf.: +33-1-4432-8119
Celular: +33-6-0398-7311
Correo electrónico: beaulieu@iap.fr

Martin Dominik
University of St Andrews
Fife, UK
Tlf.: +44-1334-463066
Celular: +44-7753-388787
Correo electrónico: md35@st-andrews.ac.uk

Daniel Kubas
ESO
Chile
Tlf.: +49-173-899-3195
Correo electrónico: dkubas@eso.org

Andrew Williams
Perth Observatory
Perth, Australia
Tlf.: +61-8-9293-8255
Correo electrónico: andrew@physics.uwa.edu.au

Joachim Wambsganss
Zentrum für Astronomie der Universitüt Heidelberg
Heidelberg, Germany
Tlf.: +49-6221-54-1800
Celular: +49-177-419-1800
Correo electrónico: jkw@ari.uni-heidelberg.de

Pascal Fouqué
Observatoire Midi-Pyrénées
Pyrénées, France
Tlf.: +33-5-6133-2786
Correo electrónico: pascal.fouque@ast.obs-mip.fr

Uffe G. Jørgensen
Niels Bohr Institutet Astronomisk Observatorium
Denmark
Tlf.: +45-35-32-5998
Correo electrónico: uffegj@nbi.dk

David P. Bennett
University of Notre Dame
Notre Dame, USA
Tlf.: +1-574-631-8298
Celular: +1-574-315-6621
Correo electrónico: bennett@nd.edu

Andrzej Udalski
Warsaw University Observatory
Warsaw, Poland
Tlf.: +48-22-553 05 07
Correo electrónico: udalski@astrouw.edu.pl

Esta es una traducción de la nota de prensa de ESO eso0603.

Acerca de la nota de prensa

Nota de prensa No.:eso0603es-cl
Legacy ID:PR 03/06
Nombre:OGLE-2005-BLG-390Lb
Facility:Danish 1.54-metre telescope
Science data:2006Natur.439..437B

Imágenes

Impresión artística del planeta recién descubierto
Impresión artística del planeta recién descubierto
Light Curve of OGLE-2005-BLG-390
Light Curve of OGLE-2005-BLG-390
solo en inglés

Videos

Video News Release 16: It's Far, It's Small, It's Cool: It's an Icy Exoplanet! (eso0603a)
Video News Release 16: It's Far, It's Small, It's Cool: It's an Icy Exoplanet! (eso0603a)
solo en inglés

Ver también