Elija su idioma:

ann11022-es-cl — Anuncio

Primera antena europea de ALMA fue entregada al Observatorio

21 de abril de 2011

La primera antena europea para el proyecto ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) acaba de ser entregada al observatorio. La antena, que posee un disco de 12 metros de diámetro y pesa unas 95 toneladas, fue trasladada desde el Lugar de Ensamblaje, donde fue montada y testeada, hasta el Centro de Apoyo a las Operaciones (OSF por su sigla en inglés).

Si bien fue un viaje muy corto entre dos lugares adyacentes, a una altura de 2900 metros a los pies de la Cordillera de los Andes en Chile, de todas maneras fue un movimiento muy importante.

Este movimiento fue sólo un corto viaje para esta antena, pero marca un gran paso para el proyecto. Estamos muy orgullosos de entregar la primera antena europea al observatorio ALMA, como resultado de muchos años de trabajo intenso de los equipos de ingeniería del Consorcio AEM [1] y de todo el staff de ESO involucrado en el seguimiento del diseño, construcción y testeo en Chile”, dice Stefano Stanghellini, el Encargado de Proyecto para las Antenas de ALMA en ESO.

El equipo en ALMA se encargará ahora de integrar la antena con el resto del creciente observatorio, donde se unirá a las antenas entregadas por Norteamérica y Asia de Este, los otros socios del proyecto. En total serán 66 antenas cuando culmine la construcción, las que formarán un solo telescopio gigante que observará el cosmos en longitudes de onda milimétricas y submilimétricas. En el OSF, la nueva antena será equipada con detectores extremadamente sensibles que miden estas débiles señales, junto con un sistema de enfriamiento y otros sistemas electrónicos, proceso que durará hasta tres meses. Después será trasladada al llano de Chajnantor a 5000 metros de altura, donde operará el telescopio ALMA. La aridez y altitud extremas de Chajnantor ofrecen excelentes condiciones para la observación de las ondas milimétricas y submilimétricas que provienen del espacio, las que de otra manera serían absorbidas por la atmósfera terrestre.

ALMA es el telescopio más poderoso para observar el Universo frío, como el gas molecular y los diminutos granos de polvo donde se forman las estrellas, los sistemas planetarios, las galaxias e incluso la vida. ALMA entregará nueva y valiosa información sobre la formación de estrellas y planetas, y permitirá observar galaxias distantes en el Universo primitivo, tal como eran hace más de 10 mil millones de años.

Gracias a su tecnología de vanguardia, los discos de 12 metros de diámetro de ALMA poseen superficies más precisas que el grosor de un cabello humano, y pueden apuntar con una exactitud capaz de detectar una pelota de golf a 15 km de distancia. Este nivel de precisión es muy difícil de alcanzar, especialmente bajo las condiciones en las que deberá operar ALMA. A una altura de 5000 metros, los discos deberán soportar fuertes vientos y alta radiación solar, sin contar con la protección que ofrece una cúpula. La temperatura también puede descender hasta los -20 grados centígrados. Como resulta difícil hacer inspecciones y mantenimiento en un sitio tan alto, la antena debe funcionar sin problemas por período extensos.

Los discos de las antenas europeas tienen paneles de níquel de aproximadamente 0,6 milímetros de grosor, unido a una estructura de aluminio central tipo panal. Un revestimiento especial de rodio sobre la superficie de níquel, de tan sólo 200 nm de grosor, ofrece una protección frente al medio ambiente y reduce la absorción de calor en los paneles. Esto resulta vital ya que la expansión y contracción del disco podría afectar negativamente la precisión de las antenas. Las antennas usan motores de dirección directa, y gran parte de su estructura móvil es fabricada a partir de plástico reforzado de fibra de carbón, de gran resistencia, pero muy liviano. Como resultado, son capaces de moverse con gran rapidez y precisión.

ALMA, una instalación astronómica internacional, es una colaboración entre Europa, Norteamérica y Asia del Este, en cooperación con la República de Chile. ESO es el socio europeo de ALMA.

Las 25 antenas europeas, que incluyen esta característica recién incorporada, son entregadas por ESO a través de un contrato con el Consorcio Europeo AEM (Thales Alenia Space, European Industrial Engineering, y MT-Mechatronics). ALMA también tendrá 25 antenas Norteamericanas y 16 antenas de Asia del Este.

Notas

[1] El Consorcio AEM está compuesto por Thales Alenia Space, European Industrial Engineering y MT-Mechatronics.

Enlaces

Contactos

Stefano Stanghellini
Encargado de Proyecto Antenas ALMA, ESO
Garching, Alemania
Tel: +49 89 3200 6570
Email: sstanghe@eso.org

Douglas Pierce-Price
Public Information Officer, ESO
Garching, Alemania
Tel: +49 89 3200 6759
Email: dpiercep@eso.org

Valentina Rodríguez
Encargada de Prensa de ESO en Chile
Tel: +562 4633123
Email: vrodrigu@eso.org

Bookmark and Share

Sobre el anuncio

Identificador:ann11022

Imágenes

La primera antena europea de ALMA fue entregada al observatorio
La primera antena europea de ALMA fue entregada al observatorio
La primera antena europea de ALMA fue entregada al observatorio
La primera antena europea de ALMA fue entregada al observatorio