Un santuario intemporal en Santiago — La casa de huéspedes de ESO, ayer y hoy

A Timeless Sanctuary in Santiago (historical image)
A Timeless Sanctuary in Santiago (present-day image)
Mover el cursor verde para revelar las imágenes

ESO cumple cincuenta años, y para celebrar este importante aniversario, les mostramos retazos de nuestra historia. Una vez al mes, durante el año 2012, un especial “Ayer y hoy” de la Imagen de la Semana, comparará dos imágenes para mostrar cómo han cambiado las cosas a lo largo de las últimas décadas en los observatorios de La Silla y Paranal, en las oficinas de ESO en Santiago de Chile, y en la Sede Central en Garching (Munich, Alemania).

Este mes, mostramos una parte de ESO que parece estar fuera del tiempo. Tras un largo viaje intercontinental a Santiago, o tras el trastorno horario que genera una noche de observación en los telescopios, ¿qué mejor que hacer una parada para descansar y recuperarse en un espacio confortable antes de continuar el viaje? Desde los primeros años de su creación, la casa de huéspedes de ESO en Santiago ha proporcionado este espacio a los visitantes de los observatorios de Chile. Nuestra fotografía de “Ayer y hoy” de este mes muestra la sala de estar de la casa de huéspedes, en 1996 y en nuestros días.

La casa de huéspedes es una gran villa en un lugar tranquilo de la capital chilena. Es conocida entre los empleados de ESO y entre los astrónomos visitantes como un lugar acogedor en el que hacer una parada de descanso entre el largo viaje desde Europa y el viaje hacia los remotos observatorios. Es probable que casi todos los astrónomos europeos que visitan La Silla, Paranal o Chajnantor hayan pasado por aquí. En la casa de huéspedes pueden recuperarse de su viaje, conversar con colegas astrónomos, preparar sus observaciones y — para los recién llegados — tal vez echar su primer vistazo al cielo nocturno austral.

A principios de 1964 se decidió, con el aumento de la actividad de ESO en Santiago, adquirir una segunda residencia en la ciudad de manera que ESO no tuviera que depender de hoteles. La adquisición de la casa de huéspedes se completó en marzo de 1965 y, originalmente, fue utilizada como sede administrativa y como alojamiento para los visitantes. Sin embargo, a principios de los años 70, las dependencias oficiales de ESO se trasladaron al nuevo edificio en Vitacura, a unos cuantos kilómetros de la ciudad, permitiendo que la casa de huéspedes se reservara exclusivamente para el confort y las necesidades de los astrónomos cansados por el viaje y de otros empleados.

Como puede verse en estas dos imágenes, la casa de huéspedes no ha cambiado mucho con el paso de los años. Ahora dispone de conexión inalámbrica a internet y hay más máquinas de café modernas, pero esta casa de huéspedes sigue siendo un lugar de descanso y un santuario que invita al relax. El lugar perfecto para relajarse y prepararse para las duras y emocionantes noches de observación y, quién sabe, si para el próximo gran descubrimiento.

Enlaces

Crédito

ESO

Sobre la Comparación de la Imagen

Identificador:potw1237a
Fecha de publicación:10 de Septiembre de 2012 a las 10:00

Imágenes