Imagen de la semana 2010

27 de diciembre de 2010

El largo y serpenteante camino

Este espléndido panorama muestra el Very Large Telescope del Observatorio Astronómico Austral sobre el Cerro Paranal en el desierto de Atacama chileno. La cima de la montaña a 120km al sur de la ciudad de Antofagasta, es un refugio remoto para la exploración científica.

Su distancia de áreas pobladas significa que la polución lumínica básicamente no existe, lo que ayuda a garantizar vistas claras para los telescopios. También asegura que la actividad no sea perturbada por otras actividades humanas, tales como el tránsito en caminos cercanos o aire polvoriento de las minas. La locación desértica significa que la humedad en la atmósfera está a un nivel muy bajo, lo cual contribuye a las excelentes condiciones atmosféricas. Tanto como al VLT, el Observatorio Paranal también alberga el telescopio VISTA en una cima adyacente, desde donde esta fotografía fue tomada. El camino que une las dos cimas puede verse en el centro de la fotografía, serpenteando a través del paisaje desértico.

Las dos manchas brillantes claramente definidas que aparecen aquí en el cielo nocturno son la Gran y la Pequeña Nube de Magallanes, que son galaxias vecinas a la Vía Láctea, a unos 160.000 y 200.000 años-luz de distancia respectivamente. La senda de la Vía Láctea misma puede verse a la izquierda de la fotografía. Los astrónomos emplean el VLT para estudiar nuestra propia galaxia, las Nubes Magallánicas vecinas, y naturalmente también otras galaxias mucho más distantes, a miles de millones de años-luz de la Tierra. En el largo y serpenteante camino hacia las estrellas, los observatorios como el VLT son nuestros primeros pasos.

Enlaces


20 de diciembre de 2010

Monumentos de Ciencia

En la remota cima de una montaña, a 2.600 metros sobre el nivel del mar, en el Desierto de Atacama, en Chile, se ubica el observatorio óptico más avanzado del mundo. El Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral no es sólo una ventana al Universo, sino también una celebración de ciencia moderna y tecnología.

Esta fotografía muestra dos de las cuatro Unidades de Telescopio que conforman el VLT. Con espejos gigantes de 8,2 metros de diámetro, detectores sensibles y un sistema de óptica adaptativa de última generación, el VLT utiliza tecnología de vanguardia en cada oportunidad. Incluso las cúpulas de los telescopios –los domos- son altamente avanzadas, con temperaturas controladas para reducir las turbulencias del aire en la estructura del telescopio.

Cada noche, el VLT estudia el cielo para realizar descubrimientos en el Universo. En esta fotografía es visible el plano de la Vía Láctea entre las dos Unidades de Telescopio. Conteniendo miles de millones de estrellas, nuestra galaxia es un rincón del cosmos, pero la visión del VLT puede observar con mayor profundidad hasta los extremos del espacio, siempre en nombre de la ciencia y de nuevos descubrimientos.


13 de diciembre de 2010

Reuniendo Preciada Luz Estelar

Apenas el Sol se pone sobre el Desierto de Atacama chileno, el Very Large Telescope de ESO (VLT) empieza a atrapar luz desde las lejanas extensiones del Universo. El VLT tiene cuatro Unidades de Telescopio de 8,2 metros tales como la que se muestra en la fotografía. Muchos de los fotones – partículas de luz – que son reunidas han viajado a través del espacio por miles de millones de años antes de llegar al espejo primario del telescopio. El espejo gigante actúa como un balde de luz de alta tecnología, juntando tantos fotones como sea posible y enviándolos a detectores muy sensitivos. El análisis cuidadoso de la información de estos instrumentos permite a los astrónomos desentrañar los misterios del cosmos.

Los telescopios tienen una variedad de instrumentos que les permiten observar en una gama de longitudes de onda desde el ultravioleta cercano hasta medio infrarrojo. El VLT también cuenta con sistemas de óptica adaptativa avanzada, que contrarrestan los efectos de distorsión de la atmósfera de la Tierra, produciendo fotografías tan agudas que casi podrían haber sido tomadas en el espacio.


6 de diciembre de 2010

Contacto Directo y Personal con el Very Large Telescope

Imagine que es una mosca en la pared del Very Large Telescope (VLT) de ESO en el observatorio óptico más avanzado del mundo. Usted podría tener una vista un poco como esta. La fotografía tipo ojo de pez da esta vista inusual del telescopio de 8,2 metros de diámetro, en espera y listo para empezar a juntar la luz de los profundos recovecos del Universo tan pronto como el domo se abra y penetre la luz de las estrellas.

El VLT tiene cuatro de estas Unidades de Telescopio de 8,2 metros, llamadas Antu, Kueyen, Melipal y Yepun. Estos son los nombres mapuches para el Sol, la Luna, la Cruz del Sur y Venus. Esta fotografía muestra a Yepun. Los nombres son del idioma nativo del pueblo mapuche.

El VLT es tan potente que nos permite ver objetos cuatro mil millones de veces más tenues que los que se pueden ver a simple vista. Esto ha ayudado a convertir a ESO en el observatorio basado en tierra más productivo del mundo.

Enlaces


29 de noviembre de 2010

Choque de Titanes

NGC 520 – también conocida como Arp 157 – se ve como una galaxia en plena explosión. En realidad, es exactamente lo contrario. Dos enormes galaxias espirales están chocando entre sí, fusionándose y formando un nuevo conglomerado. Esto ocurre lentamente, a través de millones de años – el proceso completo empezó alrededor de 300 millones de años atrás. El objeto, de unos 100.000 años-luz de extensión, está ahora en la etapa central del proceso de fusión, ya que los dos núcleos no se han fusionado aún, aunque los dos discos sí lo han hecho. La fusión presenta una cola de estrellas y una prominente senda de polvo. NGC 520 es una de las más brillantes galaxias interactuando en el cielo y se ubica en la dirección de Piscis, a aproximadamente 100 millones de años-luz de la Tierra.

Esta fotografía fue tomada por el espectógrafo y cámara de objetos tenues de ESO, adosado al telescopio de 3,6 metros en La Silla en Chile. Está basada en información obtenida a través de filtros B, V, R y H-alfa.


22 de noviembre de 2010

Mirando el corazón de la Vía Láctea — ISAAC observa el centro galáctico

El centro de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, está de nuevo en la visión de los telescopios de ESO. Esta vez es el turno de ISAAC, la cámara y espectrómetro de infrarrojo medio y cercano.

Desde el Desierto de Atacama en Chile, emplazamiento de los observatorios de ESO, la Vía Láctea ofrece vistas magníficas, particularmente en el invierno del hemisferio sur, cuando la región central de nuestra galaxia es más visible (ver eso0934).

Sin embargo, el centro galáctico en sí mismo, ubicado a 27 mil años luz en la constelación de Sagitario, se esconde detrás de espesas nubes de polvo interestelar, que aparecen como franjas oscuras en luz visible, pero que son transparentes en longitudes de onda más largas, como el infrarrojo.

En esta imagen, las observaciones infrarrojas claramente revelan la densa acumulación de estrellas en el núcleo galáctico.

Los telescopios de ESO han estado monitoreando las estrellas alrededor del centro de la Vía Láctea por más de 18 años, obteniendo las imágenes en más alta resolución de esta área y aportando una prueba definitiva de la existencia de un agujero negro súper masivo en el corazón de nuestra galaxia (ver más en eso0226eso0846). Flashes infrarrojos emitidos por gas caliente cayendo en el agujero negro súper masivo también han sido detectados con telescopios de ESO (ver eso0330).

Esta fotografía está compuesta por imágenes tomadas por ISAAC en ondas de infrarrojo cercano, a través de 3 filtros (mostrados en rojo, verde y azul). Cubre un campo de visión de 2.5 minutos de arco.


15 de noviembre de 2010

Un antiguo cúmulo de estrellas sobre un impresionante fondo

Entre la miríada de estrellas en esta imagen destaca NGC 2257, una colección de gemas cósmicas ligadas estrechamente por la gravedad. De varios miles de millones de años de antigüedad, pero aún brillando fuertemente, es un llamativo objeto astronómico.

NGC 2257 es un cúmulo globular, el nombre que se le da a las concentraciones relativamente esféricas de estrellas que orbitan núcleos galácticos, pero que frecuentemente se encuentran lejos de los centros de las galaxias. Los cúmulos globulares contienen estrellas muy viejas, típicamente sobre los 10 mil millones de años de edad, y por lo tanto pueden usarse como un “registro fósil” para aprender más acerca del pasado del universo. Son muy densas, con decenas e incluso cientos de miles de estrellas reunidas en un diámetro de apenas decenas de años-luz. NGC 2257 se ubica en las afueras de la Gran Nube de Magallanes (LMC, por su sigla en ingles), una galaxia satélite de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea. Es uno de los 15 cúmulos globulares muy antiguos de GMC.

La imagen fue realizada con información tomada por el instrumento Wide Field Imager en el telescopio 2,2-metros MPG/ESO en La Silla, en los filtros B, V e I, los cuales son mostrados aquí en azul, verde y rojo, respectivamente. El campo de visión es aproximadamente 20 por 20 minutos de arco. Estas observaciones fueron realizadas como parte del proyecto ESO Imaging Survey project, el cual fue planeado para realizar sondeos públicos de imágenes, con el objetivo de identificar objetos que luego serían seguidos con el Very Large Telescope en Cerro Paranal.

Enlaces

• ESO Imaging Survey


8 de noviembre de 2010

Disparando un láser hacia el centro galáctico

Esta impresionante imagen tomada el 10 de mayo de 2010 por el astrónomo de ESO Yuri Beletsky muestra el cielo sobre Paranal. Uno de los telescopios de ESO de 8,2 metros de diámetro del Very Large Telescope, el Yepun o Unidad de Telescopio 4, se observa contra un maravilloso fondo de múltiples estrellas y polvo que conforman la Vía Láctea. Un rayo láser proveniente de Yepun, apunta directamente al Centro Galáctico. Cuando se utiliza con el sistema de la óptica adaptativa, la estrella artificial creada por el rayo permite que los telescopios obtengan imágenes y espectros libres del efecto borroso de la atmósfera. Cuando se captó esta imagen, los astrónomos Stefan Gillessen y Hauke Enkel usaban el instrumento SINFONI, junto con las instalaciones de la estrella guía láser, para estudiar el centro de nuestra Vía Láctea donde está acechando un agujero negro súper masivo.

El campo de visión de la imagen es muy amplio, cercano a los 180 grados. Uno de los Telescopios Auxiliares de 1,8 metros usado para interferometría puede ser observado a la derecha.


1 de noviembre de 2010

El Very Large Telescope de ESO atisba una distante nebulosa

Empleando información del Very Large Telescope (VLT), el emblemático observatorio de ESO, los astrónomos han hecho una impresionante imagen compuesta de la nebulosa Messier 17, también conocida como la Nebulosa Omega o la Nebulosa Cisne. La fotografía parecida a una pintura, muestra vastas nubes de gas y polvo iluminadas por la intensa radiación desde estrellas jóvenes.

La fotografía muestra una región central de unos 15 años-luz de extensión, pese a que la nebulosa entera es aún más grande, unos 40 años-luz en total. Messier 17 está en la constelación de Sagitario (el Arquero), a unos 6.000 años-luz de la Tierra. Es un objetivo popular para astrónomos aficionados, que pueden obtener fotografías de buena calidad usando telescopios pequeños. Estas observaciones profundas del VLT fueron hechas en longitudes de onda de infrarrojo cercano con el instrumento ISAAC. Los filtros usados fueron J (1,25 µm, mostrado en azul), H (1,6 µm, mostrado en verde) y K (2,2 µm, mostrado en rojo). En el centro de la fotografía hay un cúmulo de estrellas jóvenes y masivas cuya intensa radiación hace brillar al gas hidrógeno circundante. Hacia el lado derecho inferior del cúmulo hay una enorme nube de gas molecular. A longitudes de onda visibles, granos de polvo en la nube oscurecen nuestra visión, pero al observar en luz infrarroja puede verse el gas hidrógeno detrás de la nube brillando tenuemente. Escondido en esta región, que tiene una apariencia rojiza oscura, los astrónomos encontraron la opaca silueta de un disco de gas y polvo. A pesar de que es pequeño en esta fotografía, el disco tiene un diámetro de alrededor de 20.000 AU, haciendo aparecer enano a nuestro Sistema Solar (1 AU es la distancia entre la Tierra y el Sol). Se piensa que este disco está rotando y alimentando material hacia una protoestrella central, una etapa temprana en la formación de una estrella nueva.

Enlaces


25 de octubre de 2010

La Silla estrellada

Las estrellas rotan durante la noche alrededor del polo austral celeste en el Observatorio La Silla, en el norte de Chile. Las partes más borrosas en las huellas de la derecha se deben a las Nubes de Magallanes, dos pequeñas galaxias vecinas a la Vía Láctea. La cúpula que se observa en la imagen alberga al telescopio de 3,6 metros de ESO y al espectrógrafo HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher o Buscador de Planetas con Velocidad Radial de Alta Precisión) buscador de planetas extrasolares más importante del mundo. El edificio rectangular que se observa abajo hacia la derecha contiene al telescopio de 0,25 metros TAROT, diseñado para reaccionar rápidamente cuando se detecta una explosión de rayos-gamma. Otros telescopios de La Silla son el telescopio de 2,2 metros de MPG/ESO y el New Technology Telescope de 3,58 metros, el primer telescopio que usó la óptica activa y, como tal, el precursor de todos los telescopios grandes. La Silla fue el primer sitio de observación de ESO y es aún uno de los observatorios principales del hemisferio austral.


18 de octubre de 2010

Reflejando en el VLT

El Sol se pone en el Very Large Telescope de ESO en esta fotografía. Tomada en el observatorio del Cerro Paranal en el seco Desierto de Atacama de Chile, los cuatro telescopios de 8,2 metros del observatorio se ven preparándose para la noche que viene. También se pueden ver tres de los cuatro Telescopios Auxiliares (AT) del VLT, empleados para interferometría. Los telescopios se ven reflejados en la cubierta de protección de una de las estaciones AT. Los AT están montados sobre rieles y pueden moverse entre posiciones de observación precisamente definidas, desde donde los haces de luz reunida son combinados en el laboratorio interferométrico. Los AT son telescopios muy inusuales, ya que son auto-contenidos en sus propios domos protectores ultra compactos, y viajan con su propia electrónica, ventilación, hidráulica y sistema de enfriamiento. Cada AT tiene un transporte que eleva el telescopio y lo mueve desde una posición a la otra. A 2.600 metros sobre el nivel del mar, el clima de observación es excelente, con poca perturbación de nubes.


11 de octubre de 2010

Nuevas Oficinas Provisionales en las Oficinas Centrales de ESO

ESO ha crecido significativamente desde 1980, cuando su personal europeo primero se cambió desde sus oficinas en CERN al edificio dedicado a sus oficinas centrales en Garching, cerca de Munich, Alemania. En las tres décadas intermedias el número de estados miembros de ESO ha aumentado de seis a catorce, y la organización ha logrado hitos tales como la Primera Luz del New Technology Telescope en La Silla y del Very Large Telescope en Paranal, llegando a ser durante el proceso el observatorio más productivo del mundo. Hoy, ESO está construyendo el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array en Chajnantor en colaboración con socios internacionales, y está en la fase del diseño detallado de un European Extremely Large Telescope de 42 metros, que será “el ojo más grande del mundo hacia el cielo”.

A través de los años, la cantidad del personal de ESO que trabaja en Garching ha aumentado de alrededor de 100 a unos 450, ya que la organización ha crecido y abordado estos apasionantes proyectos nuevos. Cuando la capacidad del edificio de las oficinas centrales se vio excedida se hizo necesario arrendar espacio adicional de oficinas en otras partes en el campus de investigación del Garching Forschungszentrum.

Un nuevo desarrollo durante el verano de 2010 es la construcción de varios edificios nuevos de oficinas provisorias, vistos a la izquierda en esta fotografía, que están inmediatamente adyacentes a las oficinas principales (a la derecha). Estos edificios hacen posible traer más personal ESO de Garching desde sus oficinas diseminadas alrededor del campus hacia la locación de las oficinas centrales, para que la gente pueda trabajar junta más fácilmente. Está planificado construir un nuevo edificio permanente para oficinas y lugares de reunión contiguo a las oficinas centrales originales.


4 de octubre de 2010

Antenas de ALMA en Chajnantor

Dos de las antenas de 12 metros del Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) miran fijamente hacia el cielo en el sitio de operaciones del conjunto de antenas (Array Operations Site -AOS), en lo alto de llano de Chajnantor, a 5.000 metros de altura en la Cordillera de los Andes en Chile.

Cinco antenas han sido instaladas en AOS desde noviembre de 2009 y han sido conectadas entre sí exitosamente. Más antenas serán instaladas en el llano de Chajnantor en el curso de los años, permitiendo a los astrónomos empezar a producir los primeros resultados científicos con el sistema ALMA cerca del 2011. Luego de ello, el interferómetro crecerá sin cesar para alcanzar su completo potencial científico con al menos 66 antenas.

ALMA es el mas grande proyecto astronómico existente en la Tierra que consistirá de un conjunto gigante de 12 antenas submilimétricas de calidad, que pueden ser desplazadas hasta 16 kilómetros. Un conjunto adicional de antenas, de 7 metros y 12 metros de diámetro, complementarán al conjunto principal. El proyecto ALMA es una colaboración internacional entre Europa, Asia del Este y Norteamérica en cooperación con la República de Chile.


27 de septiembre de 2010

Un Solárgrafo tomado con APEX en Chajnantor

Esta inusual imagen artística, obtenida con una técnica conocida como “solargrafía” en la cual una cámara agujero de alfiler captura el movimiento del Sol en el cielo por varios meses, fue tomada con el telescopio Atacama Pathfinder Experiment (APEX) en el llano de Chajnantor. El llano es también el lugar donde ESO, junto a sus socios internacionales, está construyendo el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA). Las huellas solares en la imagen fueron grabadas durante medio año y muestran claramente la calidad del sitio, ubicado a 5.000 metros de altura en la Cordillera de los Andes en Chile, para las observaciones astronómicas.

La idea de crear solárgrafos con los telescopios de ESO provino de Bob Fosbury, un astrónomo que trabaja en la sede de ESO en Alemania, luego de aprender la técnica del artista finlandés Tarja Trygg. Trygg proporcionó las cámaras, conocidas como “latas”, hechas de pequeños envases plásticos negros, usados para almacenar cintas de películas de 35 mm. Un agujero de alfiler en una lámina de aluminio se pone sobre una pequeña apertura perforada en el costado de la lata, y un rectángulo de papel fotográfico blanco y negro es ondulado y ubicado cómodamente alrededor del interior de la lata.

Dos latas fueron enviadas a APEX donde David Rabanus, encargado de la estación de APEX, montó una de cara al norte en el pilar de la cúpula del telescopio y cerca del telescopio mismo, mientras la otra se instaló en el techo del generador eléctrico mirando hacia el este. Ambas fueron apuntadas a una altura de unos 45 grados. Las latas de APEX fueron expuestas durante seis meses desde mediados de diciembre de 2009 hasta el solsticio de invierno austral, en junio de 2010. La imagen de la segunda lata se muestra aquí. Incluye el retrato inclinado del Cerro Chajnantor a la derecha, en forma de silueta sobre las huellas del Sol naciente. Las huellas solares, en su mayoría en perfecto estado, muestran que habían algunas nubes en el sitio de ALMA durante los seis meses, ¡pero no tantas!. Este solárgrafo es tan preciso, que los agujeros en las efímeras nubes sobre Chajnantor, en aquellos pocos días parcialmente nublados, a veces crean fotografías instantáneas del disco solar (observables como puntos en las secuencias discontinuas).

Los colores que aparecen en esta imagen captada con la cámara agujero de alfiler no están relacionados a los reales colores de la escena. Los colores provienen de la apariencia de plata metálica finamente dividida que crece en granos de sales de plata. Con las imágenes solargráficas, el papel fotográfico no se desarrolla sino que simplemente se escanea con un escaner normal a color tras la exposición y luego se “invierte” –es cambiada de negativo a positivo- en el computador. Esto revela la imagen latente, lo que en una fotografía normal está compuesta de unos diez átomos de plata por mil millones de átomos de granos de sales de plata y es normalmente invisible. Sin embargo, en exposiciones continuas, los grupos de imagen latente crecen de forma tal que las primeras señales visibles de una imagen son amarillentas, para luego oscurecerse a sepia y finalmente a un tono granate-café en la medida que el tamaño de las partículas aumenta. Finalmente, la exposición máxima produce una sombra de color gris-pizarra.

APEX es una colaboración entre el Instituto Max-Planck para la Radioastronomía (MPIfR), el Observatorio Espacial Onsala (OSO) y ESO. El telescopio es operado por ESO.

Enlaces


20 de septiembre de 2010

La luz de las estrellas brilla intensamente sobre Paranal

Después que el Sol se pone, en el Observatorio Paranal de ESO desciende la oscuridad, pero el cielo negro está jaspeado con una gloriosa cantidad de estrellas centelleantes. Esta exposición de 15 segundos demuestra cuán deslumbrante son los cielos sobre Paranal. Ubicado en lo alto del Desierto de Atacama en Chile, lejos de cualquier fuente de contaminación lumínica, en una clara noche sin luna es posible ver la propia sombra sólo por la luz de la Vía Láctea.

Según el artista visual y Embajador Fotográfico de ESO, José Francisco Salgado, “los cielos de Paranal están entre los más oscuros y calmados que yo haya fotografiado. Me encanta fotografiar observatorios y en Paranal ¡es increíble cuánto puedes ver sólo con la luz de las estrellas y la luz zodiacal!”.

En la imagen las estrellas de la Vía Láctea parecen estar saliendo a chorros por la cúpula abierta del telescopio. La mancha brillante cercana al telescopio es la Nebulosa Carina (NGC 3372), que contiene algunas de las estrellas más masivas de nuestra galaxia (ver por ejemplo Comunicados de Prensa de ESO de 2009 y 2010).

Cerca de la parte superior de la imagen están las estrellas de Crux, la Cruz del Sur. Esta constelación y la de Carina están en los cielos australes y, por tanto, no son visibles desde la mayor parte de las latitudes del norte.

El telescopio en la imagen es el cuarto Telescopio Auxiliar de 1,8 metros, parte del Interferómetro del Very Large Telescope (VLTI). El VLTI consiste en cuatro telescopios de 8,2 metros y de los cuatro Telescopios Auxiliares más pequeños, que poseen espejos de 1,8 metros de diámetro. Gracias al tamaño de los telescopios, su tecnología de vanguardia y las excelentes condiciones del lugar, no es de extrañar que Paranal sea considerado el observatorio más avanzado del mundo en luz visible.


13 de septiembre de 2010

La gran galaxia espiral barrada

Girando a 61 millones de millones de años-luz de distancia en la constelación de Fornax (el Horno), está la enorme NGC 1365. Con 200.000 años-luz de extensión, es una de las galaxias más grandes conocidas por los astrónomos. Ello, sumado a la barra nítidamente definida de estrellas antiguas a lo largo de su estructura, lleva a ser conocida también como la Gran Galaxia Espiral Barrada. Los astrónomos piensan que la Vía Láctea debe verse muy similar a esta galaxia, pero con la mitad del tamaño. El centro brillante de la galaxia se debe, según se cree, a enormes cantidades de gas súper caliente, eyectado del anillo de material que gira alrededor de un agujero negro central. Luminosas y jóvenes estrellas calientes que surgen de las nubes interestelares otorgan a los brazos una destacada apariencia y un color azul. La galaxia barrada y espiral rota un giro completo en 350 millones de años.

Esta imagen que combina observaciones realizadas a través de tres filtros diferentes (B, V, R) con el telescopio danés de 1,5 metros en el Observatorio La Silla de ESO en Chile.


6 de septiembre de 2010

Un rayo láser hacia el centro de la Vía Láctea

A mediados de agosto de 2010, el embajador fotográfico de ESO Yuri Beletsky obtuvo esta magnífica foto en el Observatorio Paranal de ESO. Un grupo de astrónomos estaba observando el centro de la Vía Láctea usando la estrella guía láser instalada en Yepun, uno de los cuatro telescopios de 8,2 metros de diámetro del Very Large Telescope (VLT).

En la foto, el rayo láser de Yepun cruza el majestuoso cielo austral y crea una estrella artificial a una altura de 90 kilómetros en la mesósfera de la Tierra. La Estrella Guía Láser (LGS por su sigla en inglés) es parte del sistema de óptica adaptativa del VLT y es usada como referencia para corregir las distorsiones causadas por la atmósfera en las imágenes. El color del láser está precisamente calibrado para energizar los átomos de sodio que se encuentran en una de las capas superiores de la atmósfera – se puede ver que el color del láser recuerda al típico color de las lámparas de sodio del alumbrado público. Se cree que esta capa de átomos de sodio fue dejada por meteoritos que ingresaron a la atmósfera de la Tierra. Al ser excitados por la luz del láser, los átomos comienzan a brillar, formando un pequeño punto brillante que puede ser usado como una estrella artificial que sirve como referencia para la óptica adaptativa. Usando esta técnica los astrónomos pueden realizar observaciones más nítidas. Por ejemplo, al mirar el centro de nuestra Vía Láctea, los investigadores pueden monitorear mejor el núcleo galáctico donde un agujero negro súpermasivo, rodeado por estrellas que orbitan muy cerca unas de otras, está tragando gas y polvo.

La foto, que fue elegida Foto Astronómica del Día el 6 de septiembre de 2010, fue tomada con un lente gran angular y cubre unos 180 grados del cielo.


30 de agosto de 2010

Galaxias que se atraen

NGC 5426 y NGC 5427 son dos galaxias espirales de tamaños similares involucradas en una danza espectacular. No es seguro que esta interacción culmine en una colisión y a la larga en la fusión de las dos galaxias, aunque éstas ya han sido ya afectadas. Conocidas ambas con el nombre de Arp 271, su danza perdurará por decenas de millones de años, creando nuevas estrellas como resultado de la mutua atracción gravitacional entre las galaxias, un tirón observable en el borde de las estrellas que ya conectan a ambas. Ubicada a 90 millones de años-luz de distancia hacia la constelación de Virgo (la Virgen), el par Arp 271 tiene unos 130.000 años-luz de extensión. Fue descubierta originalmente en 1785 por William Herschel. Muy posiblemente nuestra Vía Láctea sufrirá una colisión similar en unos cinco mil millones de años más con la galaxia vecina Andrómeda, que ahora está ubicada a cerca de 2,6 millones de años-luz de la Vía Láctea.

Esta imagen fue captada con el instrumento EFOSC, instalada en el New Technology Telescope en el Observatorio La Silla de ESO en Chile. La información fue obtenida a través de tres filtros diferentes (B, V y R) en un tiempo de exposición total de 4.440 segundos. El campo de visión es de 4 minutos de arco.


23 de agosto de 2010

Noche estrellada en Paranal

Durante una noche en el Very Large Telescope (VLT) de ESO, las estrellas parecen rotar alrededor de polo celeste austral. Los cielos sobre Paranal proveen espléndidas oportunidades de observación para los astrónomos. En el observatorio de cerro Paranal en el seco Desierto de Atacama de Chile, uno de los cuatro telescopios de 8,2 metros de diámetro del observatorio puede ser visto a la derecha desarrollando su tarea de todas las noches: observar los cielos. También se ven en la imagen dos de los cuatro Telescopios Auxiliares de 1,8 metros. El seco y alto entorno, a 2.600 metros sobre el nivel del mar, y el equipo extraordinariamente avanzado hacen que el tiempo de observación en el VLT sea muy demandado por los astrónomos de todo el mundo.


16 de agosto de 2010

Las Perseidas 2010 sobre el VLT

Cada año a mediados de agosto, la lluvia de meteoros las Perseidas alcanza su punto más alto. Los meteoros, normalmente conocidos como “estrellas fugaces”, son causados por piezas de desechos cósmicos entrando en la atmósfera de la Tierra a alta velocidad, dejando una estela de gases resplandecientes. La mayor parte de las partículas que provocan los meteoros son más pequeñas que un grano de arena y generalmente se desintegran en la atmósfera, llegando a la superficie de la Tierra en forma de meteorito sólo en contadas ocasiones.

La lluvia las Perseidas se produce a medida que la Tierra se mueve a través de la corriente de desechos que deja atrás el Cometa Swift-Tuttle. En el 2010 se predijo que el punto más alto seria entre el 12 y el 13 de agosto de 2010. A pesar de que las Perseidas se ven mejor en el hemisferio norte, debido al paso de la órbita del Cometa Switf-Tuttle, la lluvia también se vio desde los excepcionales cielos oscuros del Observatorio Paranal de ESO en Chile. Con el propósito de no perderse ningún meteoro, el embajador fotográfico de ESO Stephane Guisard instaló tres cámaras para tomar fotografías de lapsos de tiempo continuas en la plataforma del Very Large Telescope durante las noches del 12, 13 y 13, 14 de agosto. Esta fotografía cuidadosamente elegida correspondiente a la noche del 13 al 14 de agosto fue una de las 8000 exposiciones individuales de Guisard y muestra uno de los meteoros más brillantes captado. La escena está iluminada gracias a la rojiza luz de la Luna poniéndose al costado izquierdo fuera del cuadro.

Aunque las partículas de desechos de cometa van viajando de forma paralela la una a la otra, los meteoros parecen irradiar desde un punto en el cielo en la constelación de Perseo (aquí se ven muy débiles en el horizonte y parcialmente cubiertos por las cúpulas del VLT). Este efecto se debe a la perspectiva, a medida que las huellas paralelas parecen converger a la distancia. El aparente origen en Perseo es lo que le da su nombre a la lluvia de meteoros de las Perseidas.

Alrededor del mundo, varios miles de personas estuvieron observando las Perseidas. Algunos de ellos fueron parte de proyectos científicos de ciudadanos como el Meteorwatch y la campaña anual organizada por la Organización Internacional del Meteoro (IMO). De acuerdo a las mediciones de IMO, la lluvia de meteoros las Perseidas 2010 estuvo sobre los niveles normales con el punto más alto de actividad sobre 100 meteoros por hora bajo óptimas condiciones de visibilidad, pero no espectaculares. En las próximas noches el fenómeno de las Perseidas aún será visible, pero con menos y menos meteoros noche tras noche.

Enlaces


  1 | 2 | 3 Siguiente »
Mostrando 1 hasta 20 de 52
Bookmark and Share

Ver también